¿Cuál es verdadero problema que las Smart Cities han venido a resolver?

 

nyc-ciudad

De la lectura atenta de William J. Mitchell, pionero del concepto Smart City, y de Jane Jacobs, quien las anticipó con 40 años de antelación, llegamos a la conclusión de que, en realidad, las Smart Cities no resuelven ningún problema nuevo, sino que son una solución transitoria a un problema bien viejo: ¿cómo permitir que más gente (todavía) viva en las ciudades?

Se trata del mismo problema que resolvieron los romanos con el acueducto, o nuestros antepasados de principios de siglo con las redes de saneamiento. Ambas fueron tecnologías que permitieron que miles de personas vivieran lejos del acceso al agua potable, en el primer caso, y que decenas o centenares de miles de personas pudieran compartir un reducido espacio y verter los detritus sin que la mortandad de las epidemias, con certeza probabilística, constituyeran un límite al crecimiento poblacional.

Para conocer más sobre el tema, consultar: http://www.smartcities.es/ 

¿Resolverán las Smart Cities “el problema”?

Como el acueducto y la red de vertidos, las Smart Cities tratan de resolver el obstáculo que la contaminación, la movilidad y la energía representan para el crecimiento indefinido de las ciudades. Porque a estas alturas de la película histórica, deberíamos habernos dado cuenta de que la urbanización del planeta es imparable, lo cual es, por otra parte, lo mejor que nos puede pasar con 7.000 millones de habitantes y unas previsiones de crecimiento de la población mundial asombrosamente exponenciales. Como nota al margen, señalemos que algo muy poderoso tienen las ciudades para tener semejante capacidad de atracción para el ser humano, algo conectado probablemente con elementos muy primitivos de nuestro yo.

Evidentemente, las Smart Cities no resolverán para siempre el problema, pero quizás lo alivien para unos años, o quizás para unas décadas, quién sabe. Es decir, las Smart Cities, en su versión tecnológica y en el mejor de los casos, se limitarán a pasar la pelota de la urbanización del planeta a la siguiente generación, que deberá asimismo buscar sus propias soluciones. ¿Pasarán estas por la tecnología?¿O más bien por una planificación urbana inteligente?¿Será el “cómo vivir en la ciudad” materia de enseñanza en las escuelas para que sean los propios ciudadanos los que, con sus preferencias de habitabilidad y de hábitos de vida, configuren la oferta urbanística y cuiden de la energía y el medio ambiente?

El 25 de Septiembre de 2014 fuimos invitados Majadahonda con motivo de su Smart Week, un evento que combina una nutrida sucesión de conferencias y seminarios durante la semana con un interesantísimo programa de actividades creativas y tecnológicas para chavales y familias durante el fin de semana.

Estas reflexiones, inconexas y con mala letra, son las que garabateamos en la carpeta de la Smart Week Majadahonda mientras aguardábamos para intervenir. Pero llegó nuestro turno de palabra y sólo acertamos a dar un par de breves fogonazos sobre la transformación que nuestra ciudad está experimentando, y sobre el papel que la tecnología está llamada a tener en dicha transformación. Antes de que nos diéramos cuenta, nuestra primera no conferencia había acabado, y ni siquiera la habíamos llegado a pronunciar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s